EL MILENARIO AJO Y SUS 10 BENEFICIOS

Desde la Antigua Grecia, Hipócrates, físico y padre de la medicina, solía recetar ajo para tratar diversas enfermedades. Hoy en día, la ciencia moderna ha corroborado muchos de los beneficios de este “superalimento milenario”.

A continuación, Walüng siempre preocupado por la buena alimentación nos trae una lista con 10 beneficios del ajo confirmados científicamente y que probablemente no conocías.

1 El ajo contiene un compuesto llamado alicina, el cual tiene potentes propiedades medicinales.   

El ajo crudo tiene propiedades antisépticas, fungicidas, bactericidas y depurativas, debido a que contiene un compuesto llamado alicina, que actúa contra numerosos virus y bacterias, además de su poder antioxidante.

2 El ajo posee un alto valor nutritivo, y contiene muy pocas calorías.

Un refrán popular de los países de América Latina dice “ajo cocido, ajo perdido”. La forma en que se prepara y se ingiere el ajo es importante para obtener sus beneficios. La mejor forma de aprovechar todas sus propiedades medicinales es consumirlo en forma cruda ya que cocido pierde más del 90% de su efectividad. Puedes comerlo entero, picado muy finamente o machacado. 

Dejar de comer ajo implica no tomar en cuanta estas propiedades: 

Una porción de ajo de una onza (28 gramos) contiene: Manganeso: 23 % de la CDR. Vitamina B6: 17% de la CDR. Vitamina C: 15% de la CDR. Selenio: 6% de la CDR. Fibra: 1 gramo. y cantidades razonables de calcio, cobre, potasio, fósforo, hierro y vitamina B1.

3 El ajo contiene antioxidantes que pueden ayudar a prevenir el Alzheimer y la demencia.

La oxidación causada por los radicales libres contribuye al proceso de envejecimiento. El ajo contiene antioxidantes que sostienen los mecanismos de protección del cuerpo contra la oxidación.

Se ha demostrado que las dosis elevadas de suplementos de ajo aumentan las enzimas antioxidantes del ser humano, además de reducir considerablemente el estrés oxidativo en personas con hipertensión.

Los efectos combinados de reducción de colesterol y presión sanguínea, así como las propiedades antioxidantes, pueden ayudar a prevenir enfermedades cerebrales comunes como el Alzheimer y la demencia.

4 El ajo mejora los niveles de colesterol, lo que puede disminuir el riesgo de enfermedades cardíacas.

Un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad Stanford, en California señala que la alicina que contiene el ajo reduce los niveles de colesterol total y triglicéridos altos. La alicina es un compuesto azufrado que se encuentra en el ajo que solo aparece cuando el ajo es machacado o cortado

5 Mejora la circulación.

Al ayudar a disminuir el colesterol y prevenir que este se adhiera a las paredes arteriales, se disminuyen también las obstrucciones arteriales o arteriosclerosis que es la causa de la mayoría de infartos al corazón y derrames cerebrales. El principal efecto positivo del ajo proviene de la vitamina B, misma que reduce los niveles de homocisteína, una sustancia que puede dañar las paredes de los vasos sanguíneos y del selenio que ayuda a combatir las enfermedades del corazón. 

6 El ajo puede combatir enfermedades, incluido el resfriado común.

Un amplio estudio de 12 semanas reveló que los suplementos de ajo, en comparación con el placebo, reducían el número de resfriados en un 63 %.

La duración media de los síntomas del resfriado también disminuyó en un 70 %, desde 5 días de duración con el placebo a solo 1 día y medio con el ajo. De acuerdo con otro estudio, una dosis elevada de extracto de ajo (2,56 gramos al día) puede reducir en un 61 % el número de días de enfermedad por resfriado o gripe Si eres una persona propensa a los resfriados, añadir ajo a tu dieta puede ser increíblemente útil.

7 Comer ajo puede ayudar a desintoxicar el cuerpo de metales pesados.

En dosis elevadas, se ha demostrado que los compuestos de azufre contenidos en el ajo protegen contra el daño en los órganos derivados de la toxicidad de los metales pesados.

Un estudio de 4 semanas realizado a empleados de una fábrica de baterías de coche (exposición excesiva a plomo) reveló que el ajo disminuía los niveles de plomo en la sangre en un 19 %. También redujo muchos signos clínicos de toxicidad, incluidos dolores de cabeza y presión sanguínea.

Tres dosis de ajo al día superaron los efectos del medicamento D-penicilamina en la reducción de síntomas

8 El ajo puede mejorar la salud ósea.

Se ha demostrado que alimentos como el ajo y las cebollas poseen efectos beneficiosos en la osteoartritis.

Un estudio en mujeres menopáusicas reveló que una dosis diaria de extracto de ajo seco (equivalente a 2 gramos de ajo crudo) reducía significativamente un indicador de deficiencia de estrógeno. Por consiguiente, el ajo puede tener efectos beneficiosos en la salud ósea de las mujeres. 

9 Los suplementos de ajo pueden mejorar el rendimiento atlético.

Tradicionalmente, se usaba en las civilizaciones antiguas para reducir la fatiga y mejorar la capacidad laboral de los trabajadores. Muy en particular, se administraba a los atletas olímpicos en la Antigua Grecia.

Estudios en roedores han demostrado que el ajo contribuye al rendimiento deportivo, pero se han realizado muy pocos estudios en humanos.

Los sujetos con enfermedades cardíacas que ingirieron aceite de ajo durante 6 semanas presentaron una reducción del 12 % en el máximo de la frecuencia cardíaca y una mejora de su capacidad deportiva. Otros estudios indican que el ajo puede disminuir la fatiga provocada por el ejercicio. 

10 El ajo tiene una eficaz propiedad curativa y embellecedora sobre la piel.

Su poder antioxidante ayuda a la piel y tejidos a regenerarse y mantenerse jóvenes. Las mascarillas de ajo suavizan la piel y la fortalecen, además de ayudar a la regeneración celular, entre los remedios caseros es muy popular para combatir el acné.

Los efectos en la longevidad son básicamente imposibles de probar en los seres humanos.

Pero, dados los efectos beneficiosos del ajo en los factores importantes de riesgo como la presión sanguínea, tiene sentido decir que el ajo puede prolongar tu vida.

El hecho de que pueda combatir enfermedades infecciosas también es un factor a tener en cuenta, ya que estas son causas de muerte comunes, sobre todo en personas mayores o con problemas en el sistema inmunitario.

Durante miles de años, existió la creencia de que el ajo tenía propiedades medicinales. En la actualidad, estas propiedades han sido confirmadas por la ciencia y hoy sabemos que este alimento puede prevenir el Alzheimer, reducir el colesterol y la presión sanguínea y hasta mejorar tu rendimiento físico.

En definitiva, es el mejor acompañante de nuestros platos la mejor vitamina que puede prolongar tu vida.

http://www.elnuevoherald.com/vivir-mejor/salud/article69237262.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s